Nuestra Historia

Retomar esta cata en Premier ha sido una de las mejores acciones que se han llevado acabo para la promoción de esta D. O. en los últimos años. En sólo 3 ediciones se ha consolidado como la mejor y la más efectiva plataforma de lanzamiento del vino en la D. O. Ribera del Duero.

Poder catar en primicia cerca de 50 vinos de la D. O. Ribera del Duero está al alcance de muy pocos profesionales de la hostelería, Restauración, Sumilleres, periodistas, etc… pero aquí lo consiguieron. También es muy difícil poder conseguir a 300 profesionales que caten tu vino nada más salir al mercando incluso antes de que este salga de las bodegas y la CATA ÓPERA PRIMA, ofrece este espacio único a las bodegas.

Esta cata está considerada por todos los profesionales como la cata mejor organizada a la que asisten, siendo además una cata que ha tenido y seguirá teniendo muchísima repercusión comercial para las bodegas participantes.

Se dan cita 250 profesionales como Sumilleres, Jefes de Sala, cocineros, Prensa especializada, Jefes de compras de cadenas de Alimentación, distribuidores, editores de las principales guías vinícolas del país y Hoteleros en todas las categorías, que se darán cita junto con los 50 Bodegueros que presentan sus vinos en dicha Cata.

Una Jornada muy fructífera para todos los sectores participantes y en la cual su empresa tiene una posibilidad muy alta de obtener un buen rendimiento profesional, ya que además de poderse dar a conocer a los profesionales que no les conozcan pueden tener un trato directo con los Bodegueros presentes en la Cata.

Edición de 2019

En la edición del 2019 asistieron hasta 300 catadores profesionales de todo el país y además de la perfecta organización que funcionaba como una orquesta Sinfónica, como la describieron muchos medios especializados, la cata estaba acompañada por música en directo, lo que convertíamos dicha cata en una Ópera del Vino de la Ribera del Duero.

Los catadores en su cuaderno de cata, mejor dicho un libreto de ópera donde apuntaron las impresiones que les causa cada vino. En todo momento el catador sabe el vino que está catando, porque al ser una cata comercial, cuyo fin es dar a conocer los vinos a los profesionales del sector, antes que al público en general.